lunes, 24 de mayo de 2010


Raquel Araya Alvarado


22/05/10

Primera acotación: encontrar antes del entrar en el espacio una intención partiendo del cómo se sienten, piensan actúan en el preciso momento. Aprendiendo a sensibilizarnos, y conectar la mente con el movimiento. La idea es que se construya una comunicación recíproca entre la mente y el cuerpo, que sean una. Para eso es necesario romper con las estructuras preestablecidas, las formas aprendidas, sino más bien obedeciendo desde el impulso orgánico lo que mi cuerpo necesita, el cómo lo necesita desarrollar, qué camino quiere tomar, cómo quiera dibujar en el espacio, cómo se construye a partir del movimiento.
Luego pasamos a estar en círculo para seguir levantando a energía, a partir de que yo mismo me levanté por medio de la escucha y la comunicación entre mi cuerpo y mi mente, logré crear un motor interior que ahora debe compartir con las demás energías presentes.
Calentando desde el centro, desde el generador de nuestro fuego creativo, esa llama que arde en cada uno de nosotros de maneras diferentes, pero que vivas son al final, se hizo por medio de un ejercicio levantando las manos, diciendo Si-No, el sonido debía de provenir de la verdad más interna, desde el fuego encendido, con el fin de que se vaya poco a poco exteriorizando y tomando forma material
Seguidamente se hizo el ejercicio del palo, el cual consistía en la organización de nuestro cuerpo, de nuestros impulsos, sobre todo para ir limpiando los comportamientos aprendidos por reacciones orgánicas, a romper con nuestro papel para dejar ser esa esencia más pura, segura de sí misma, conocedora y observadora de lo que le sucede.
Las variaciones con el palo fueron de: ritmo, estrategia, desplazamiento en el espacio, organización corporal, distribución de energía, control y uso del peso, acción-reacción, estado de alerta, riesgo, dejar expresarse el impulso más interior, dejar que la intuición nos guíe.
Una vez que calentamos por dentro todos esos rincones que dejamos en el olvido o a los que nos da miedo entrar, encontramos que el espacio de creatividad a la hora de ponerlo en práctica es más fluido, surge con otra dinámica dentro de nosotros. No se trata de representar, ni de seguirse limitando, sino dejar que la corriente de energía continúe haciendo su trabajo, al que uno mismo le ha venido dando forma y abriendo espacio.
Luego se pasó al momento de los comentarios, ya que se busca fomentar un aprendizaje, una cultura de grupo, donde se vayan generando entre los miembros sus propios códigos y diálogo.
Se comentó que se debe dejarse afectar por lo que sucede, no adelantarse a la acción, esto genera un estado de sorpresa/alerta/organicidad.
En el calentamiento como requisito, no se debe caer en la forma, sino en el impulso y la necesidad.
Cuando hacemos un ejercicio donde todos tenemos que estar involucrados, nos liberamos más de los prejuicios, de la autocrítica, ya que el objetivo principal es de ayudar, no ser un peso más, es de ver de qué manera continuamos en la misma sintonía.
El trabajo en las sesiones del laboratorio, es un trabajo progresivo, delicado, requiere de una gran auto-observación (sin juzgarse), de una gran resistencia mental, escucha, para conseguir y descubrir lo que va sucediendo.
Estado creativo, es la imaginación, no estar pendientes de los elementos externos, es concentrar su atención en lo que está haciendo, en la energía que fluye dentro de uno, no en si hace falta un zapato o no.
Desde que calentamos es necesario crear el huevo de luz, el campo de la concentración, donde puedo desarrollar mi estado creativo, ese estado de trance, lleno de imaginación.
Montarse en la energía
Uno debe buscar hacerse preguntas, no buscar las respuestas.
La idea del teatro, es idea cuando se verifica en la práctica.
El pensamiento corporal es la unión del cuerpo y la mente.
Producción y memoria de los materiales, no se trabaja para conseguir un resultado determinado.
Crear una cultura interna de investigación, ya que no existen actores instruidos, ni tienen una práctica rigurosa.
Investigar la naturaleza de lo que uno lo mueve, ya que remita a nuestra manera de accionar dentro de nuestra subjetividad, por lo tanto, es necesario sistematizarla, conceptualizarla.
Se busca motivar al ciclo (muestra de imágenes), no es un elemento gratuito.
El ejercicio de la imaginación, consiste en la creación de estructuras, es un espacio de creación propia, es realmente ver las imágenes, ¿qué aparece? (sueños), es un acoso paulatino, es más importante no saber.
Al final se hizo un ejercicio de creación de un diálogo. Se dejó una tarea a partir del ejercicio, se debe seguir ciertas pautas, además de otras tareas que se asignaron.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Copyright 2010 ESPACIO TEATRAL COLECTIVO LABORATORIO N.E.T..

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.